La muerte de los pteranodones
Había una vez tres pteranodones junto a un río con peces.
Agitaban las alas porque tenían hambre.
Un pteranodón se lanzó al agua para atrapar un pez.
Luego otro hizo lo mismo.
Cuando el tercero cogió el pez, salió del agua un plesiosaurio y se lo comió.
Los otros pteranodones temblaban de miedo.
FIN.