los dientes malalientosos de la mujerHabĂ­a una mujer que se iba a encontrar con su novio que era muy humilde el novio le dijo una sita hoy bueno y ella le sonrrio y por su malaliento se fue ella se cepillo y se fue con su buen aliento.